Viajes solidarios

Filosofía de los Viajes Solidarios

Nuestra intención es difundir y reforzar lo más posible la filosofía de un turismo responsable auténtico, haciendo especial mención al respecto por el medio ambiente y a la valoración de la cultura local como fuerza de verdadero cambio positivo en el mundo.

Tratamos de unir la curiosidad y el espíritu de aventura que conlleva el turismo, con los valores humanitarios de servicio, compasión, e intercambio cultural, con visitas a hospitales infantiles o cooperativas educativas, siempre en contacto directo con los proyectos de ayuda humanitaria que desarrollamos tanto en Nepal como en Perú.

Con el turismo solidario mejoramos la situación de pobreza de los países que visitamos, respetamos el medioambiente y gracias a ellos, financiamos proyectos educativos y de ayuda humanitaria. Es el vínculo por el cual se conocen personas de distintas culturas, idiomas y formas de pensar.

Ofrecemos a los viajeros la alternativa de entrar en contacto directo y profundizar en las culturas locales, sus religiones, creencias y modos de vida. Acompañados de responsables de la asociación con experiencia en el terreno y el apoyo de los guías locales se aprovecha el tiempo a tope, se comparten experiencias y emociones, que nos ayudan a crecer como personas.

Pensamos que el turismo solidario es un medio para fortalecer la solidaridad, la cooperación, el desarrollo participativo a través del aprendizaje mutuo y del intercambio cultural.

Viajar es conocer, conocer es abrir los ojos, la mente

y el alma al mundo y a la humanidad.

Conoce nuestro Blog sobre Nepal

Viaje solidario a Cuba Verano 2018

Viaje solidario a Nepal Semana Santa 2018

Viaje solidario a Nepal Agosto 2018

Comentarios

jHola a tod@s, referente a este viaje decir gracias a todos los que integramos este extenso grupo. Gente de edades, regiones, y caminos de la vida diferentes………….. pero una vez en Nepal nada de lo conocido anteriormente puede ser comparado para evitar juicios de valor. Cada lugar debe verse desde el concepto de donde se está y no con la comparativa. No se puede juzgar o comparar un país, una cultura, la religión, sus gentes, con un marco referencial de España o Europa. Nada es comparable sino que se tiene que valorar con las sensaciones, y que siempre se está aprendiendo. Hay suciedad en todo el mundo, hay pobres en todo el mundo, etc. A veces no nos damos cuenta de que vemos a los países desde una pantalla de TV o desde un Hotel de lujo, o con la información que nos quieren ofrecer, sin ver la realidad de ese país. Esta es la verdadera esencia del viaje, ver la realidad completa del lugar que se visita y poder mezclarse con sus gentes y integrarse en el entorno. Han habido muchos aprendizajes que todavía algunas personas no serán conscientes o no habrán integrado todavía, pero que le irán muy bien en el futuro. Para mí ha sido una hermosa experiencia, que me ha sabido a poco y me gustaría profundizar más.

Un fuerte abrazo de corazón al resto de corazones.

Laura
Soy Roberto del viaje a Nepal de Semana Santa Quería aprovechar para comentarte varias cosas. En primer lugar, darte la enhorabuena por el proyecto de Tierra agua y sol. Lo mejor del viaje ha sido el tener la oportunidad de conocer el proyecto de la casa de las niñas y poder compartir con ellas unos momentos que, de recordarlos todavía me emocionan. Gracias. El viaje en su conjunto ha sido extraordinario. Mi colaboración con tierra agua y sol no quiere finalizar con el viaje. Como ya sabes, antes de volar a Nepal, te comenté mi deseo de apadrinar a una niña, entonces no pudo ser pero me gustaría poder apadrinar a Ashika. Desde que la recogimos en las montañas hasta el día que nos fuimos, hemos creado unos lazos que me gustaría mantener. Además también me gustaría asociarme a la ong.
Roberto
¡¡Hola Seres!! ¿Qué tal la vuelta a la realidad? Por mi parte, el mismo viernes que llegamos, por la tarde empecé a estornudar y he estado con un trancazo de flipar desde entonces, ¡qué cosas! Como si el cuerpo hubiera estado aguantando el tirón hasta que volviera y redujese el ritmo viajero, entonces le dio el bajón. Aun tengo tos, pero ya bien. Algunos ya estáis trabajando, menudo shock, ánimo y que la fuerza os acompañe. Bueno yo empiezo el lunes que viene(hoy)…ésta semanita me está viniendo (me ha venido) requetebién. Sólo quería deciros que he disfrutado mogollón éste viaje, que ha sido mi primer viaje en grupo y que ha sido todo un aprendizaje, tanto por el viaje en si, el descubrir el país, las gentes, los niños y niñas, de la residencia y de la calle, los lugares, la naturaleza, las sonrisas, ¡¡las lichis!!…todo lo que hemos visitado, como por el hecho de descubrir a la gente del grupo. Todos hemos sido un descubrimiento los unos para los otros, unos para mejor otros para peor, pero es lo que hay, es lo natural. Viajando se conoce bien a la gente, a veces tenemos amigos, incluso amigos que creemos conocer que nos sorprenden cuándo surge un viaje con ellos. Así que creo que nos hemos conocido bastante y he de admitir que he descubierto unas cuantas joyitas entre vosotros, grandes Seres 😉 Pues eso, que ha sido muy enriquecedor, que he aprendido mucho también de mí misma, he trabajado cositas importantes; la tolerancia, la paciencia, el respeto, la generosidad, la positividad, la resistencia…que seguro que tengo que seguir trabajando muchísimo más, pero que me ha servido de gran lección. Así que eso, que os doy las gracias y que si de éste viaje surge algo más entre nosotros, será un regalo estupendo, pero que si se queda en éste aprendizaje será igualmente lindo. Muchos besores Seres 😀
Ruth

 En una tierra de carencias, las emociones adquieren un nuevo sentido. En una tierra de contrastes, la necesidad de soñar no es suficiente, aunque se mire al cielo con frecuencia. En una tierra como Nepal, cada uno construye su propia oración, su camino, en un lugar desde el que se puede partir sin certezas hacia donde el viento, el cielo te indique. Y no es fácil, porque a cada paso deshacemos una utopía o constatamos un sueño, y lo que uno cree no tiene por qué ser cierto. Por ello, las palabras que no pronuncié y las emociones que no escribí en mi pequeña libreta negra, y que quedaron perdidas en la montaña, en el lago Fewa del valle de Pokhara, o en las calles polvorientas de Katmandú, son las que me acompañarán, siempre, en el paso del tiempo. Y serán esas palabras y emociones, que aunque se pierden también nacen de nuevo, las que, junto a los ojos de una decena de niñas, construirán la imagen que asociaré a Nepal: plegarias de colores moviéndose al compás del viento.

Namasté

Álvaro

Hola, mi nombre es Sergio y tengo 26 años. Realicé el viaje solidario a Nepal de semana santa en el año 2012.

Me siento un privilegiado por haber podido visitar Nepal de la mano de esta asociación. El viaje estuvo perfecto, tanto el grupo de viajeros, como el guía que nos acompaño durante todo el viaje superaron mis expectativas con creces.

El compañerismo y el buen ambiente estuvieron presentes durante todo el viaje.

Una experiencia realmente inolvidable que recomiendo a todas aquellas personas que disfruten de viajes auténticos, conociendo países tal y como son, sin perderse ni uno de sus aromas.

Lo que más me gustó: Tuve el placer de visitar el proyecto de la asociación Tierra Agua y Sol en Katmandú (la casa de acogida de las niñas) y conocer por fin a mi ahijada Sangeeta, un cielo de chiquilla que me robo el corazón con tan solo mirarla a los ojos. Intercambiamos regalos y jugamos con todas las niñas a juegos que ellas muy alegres nos iban enseñando. Lo disfrutamos muchísimo!

En definitiva, un viaje impresionante con el que suelo soñar a menudo.

Sergio
Gracias por la bienvenida. El viaje ha sido fantástico, mejor de lo que esperaba. Tuvimos buen tiempo todos los días, de hecho llovió solo dos veces, pero ya era de noche, en Kathmandú. Sudip Karki, es un guía muy bueno, simpático, amable, diligente, siempre dispuesto a ayudar y agradar. Nunca te dice que no, e hizo todo lo posible por atender nuestras peticiones. El trekking estuvo muy bien, quizá nos quedamos con ganas de algo más. Digamos que la mayoría podríamos haberlo hecho sin mucho esfuerzo, con un día menos. No obstante, disfrutamos mucho de vivir con las gentes del valle. Kathmandu, pues que te voy a contar, una ciudad caótica y llena de polvo, pero que tiene su encanto, sobre todo el barrio tibetano, donde estuvimos muy a gusto, mejor que en Thamel, al menos yo. Los días en Chitwan fueron una sorpresa maravillosa, pues no lo esperaba como es. En realidad, no tenía ni idea, y me encantó…parecía que estaba en Africa, no en Nepal. El hotel de Chitwan estupendo, el personal de servicio encantador y la comida muy rica. El safari por la jungla fue increíblemente emocionante, sobre todo porque teníamos los rinocerontes muy cerca…y estábamos sin armas. Sudip lo pasó fatal. Tenía más miedo que nosotros. Pokhara me sorprendió porque está mucho más cuidada que Kathmandu, precioso el lago, y la stupa de la paz. En Bhaktapur tuvimos la suerte de coincidir con las celebraciones del año nuevo, por lo que estaba toda la gente vestida de fiesta con los atuendos tradicionales. ¡me encanta como visten las nepalís! siempre de colores y combinando la pieza de arriba con el pantalón; incluso las más humildes van vestidas guapísimas. Un super abrazo Ana, y gracias por todo
Marta
!!!! por eso quería darte las “GRACIAS”, y con mayúsculas, porque de verdad ha sido estupendo…un 10 al diseño del viaje, la organización, los alojamientos. Hemos conocido tres Nepales muy diferentes, el caos de Katmandú, la selva en Chitwan rodeados de rinos jajaja, y la montaña. Hemos sido muy afortunados con el tiempo, que nos ha permitido disfrutar de unas vistas inigualables, con la cordillera del Himalaya al fondo. Y que decir de la visita a las niñas…nos pintaron bonitos dibujos en las manos, y el último día aprendimos un montón de palabras en Nepali…yo hasta construyo frases ya jajaja “Mero naam Noelia ho” El ser un grupo pequeño ha facilitado que formáramos una piña, hemos congeniado desde el principio y estoy convencida de que coincidiremos en algún viaje futuro!
Noelia
Yo simplemente quería decirte que todo ha ido fantástico, y que no tengo ninguna queja, más bien todo lo contrario.
Julia